dimarts, 9 de juny de 2015

BENVINGUDES "AGULLETES"

(Traducción al castellano al final del artículo)

Va ser a finals de novembre de 2013. La meva última gran aventura com a corredor, l'Ultra Trail de Collserola. Després d'aquella més que maratoniana prova va arribar la fatídica lesió. Des d'aleshores no havia viscut sessions esportives tan intenses com les d'aquest cap de setmana.
Dijous era festiu a Madrid, es celebrava el Corpus Christi. I me'n vaig anar en bicicleta, amb els triatletes, a fer una ruta de muntanya. Fantàstica. Tres ports de muntanya (Canencia, Navafría i Navacerrada) i 143 quilòmetres. Va ser una tirada llarguíssima, amb diverses parades i molta calor. Vaig aguantar molt bé els dos primers ports, lluitant i patint. Però al tercer em vaig quedar sense forces. I, sense forces, no vaig voler lluitar més. Era l'únic dels tres colls que no havia fet cap vegada en bicicleta. Quan vaig perdre la roda d'en Mati i en Samu, ni tan sols em vaig aixecar del seient per intentar enxampar-los.
 
L'endemà va tocar muntanya, però per caminar. Amb la Paz. Un passeig per Cabeza de Lijar, molt guapo. Per aquells camins on, també durant aquella tardor de 2013, vaig competir a la Guadarrama Trail Race.
Dissabte hi tornava a haver ruta ciclista. Però en zona planera, per anar a buscar ritmes de vertigen. Anaven amb cabres, manillars i cascos de contra-rellotge i unes ganes de volar que encara no sé d'on treuen. Ni un trist relleu. No vaig ser capaç de fer-ne cap. 120 quilòmetres a més de 35 kms/h de mitjana no em permeten alegries. Va ser el dia de major patiment sobre la bici en molt de temps. Les cames no em donaven per moure aquells desenvolupaments durant tanta estona. Cada vegada que intentava menjar, gairebé m'ennuagava per algun canvi de ritme.
Això va passar al matí. Unes hores més tard me'n vaig anar a treballar, a gaudir del triomf del Barça a Berlín, anant-me a dormir tard...i sense sopar. Un descans pèssim per al meu cos, que vaig pagar l'endemà.
Diumenge va tocar la "integral" de la Pedriza, amb en Beni i l'Alba. Havia de ser una caminada a ritme viu per una de les zones més boniques de la serralada madrilenya. I es va convertir en una ruta de més de 9 hores. Duia 2 litres i mig d'aigua però la calor em va matar i vaig anar deshidratat des de les cinc hores de sortida. El cansament acumulat va obtenir una genial recompensa, en forma de banyet al riu.
Això sí, aquest dilluns l'he passat amb uns dolors musculars brutals, que gairebé m'havia oblidat que existien. Benvingudes "agulletes"!!!


BIENVENIDAS AGUJETAS

Sucedió a finales de noviembre de 2013. Mi última gran aventura como corredor, el Ultra Trail de Collserola. Después de aquella prueba llegó la fatídica lesión. Desde entonces no había vivido sesiones deportivas tan intensas como las de este fin de semana.

El jueves pasado era festivo en Madrid, se celebraba el Corpus Christi. Y me fui en bicicleta, con los triatletas, a hacer una ruta de montaña. Fantástica. Tres puertos de montaña (Canencia, Navafría y Navacerrada) y 143 kilómetros. Fue una tirada larguísima, con algunas paradas y mucho calor. Aguanté muy bien los dos primeros puertos, luchando y sufriendo. Pero en el tercero me quedé sin fuerzas. Y, sin fuerzas, no quise luchar más. Era la única de las tres dificultades montañosas que no había hecho nunca en bicicleta. Cuando perdí la rueda de Mati y Samu ni tan siquiera me levanté del sillín para intentar atraparles.
 
El día siguiente tocó montaña, pero para caminar. Con Paz. Un paseo por Cabeza de Lijar, muy guapo. Por aquellos mismos caminos por los que, también durante aquel otoño de 2013, competí en la Guadarrama Trail Race.
El sábado volvía a haber ruta ciclista. Pero por una zona de llaneo, para ir a buscar ritmos de vértigo. Iban con cabras, manillares y cascos de contrarreloj, y unas ganas de volar que no sé de doónde sacan. Ni un triste relevo. No fui capaz de dar uno solo. 120 kilómetros a más de 35 kms/h de media no me permiten alegrías. Fue el día de mayor sufrimiento sobre la bici en muchísimo tiempo. Las piernas no me daban para mover esos desarrollos durante tanto rato. Cada vez que intentaba comer algo, casi me atragantaba por algún cambio de ritmo de los outsiders del grupo.
Eso pasó por la mañana. Unas horas más tarde fui a trabajar, a disfrutar del triunfo del Barça en Berlín. Me acosté tarde y sin cenar. Un descanso pésimo para el cuerpo, que pagué el día siguiente.El domingo tocó la "integral" de la Pedriza, con Beni y Alba. Estaba previsto que fuera una caminata a ritmo vivo, por una de las zonas más bonitas de la sierra madrileña. Y se convirtió en una ruta de más de 9 horas. Llevaba 2 litros y medio de agua, pero el calor me mató y fui deshidratado desde las cinco horas de trayecto. Sin embargo, el cansancio acumulado obtuvo una genial recompensa, en forma de chapuzón en el río.

Me encantó quedarme sin fuerzas pero, eso sí, el lunes me lo pasé con unos dolores musculares brutales, que hacía tiempo que había olvidado que existían. Bienvenidas agujetas!!!

Cap comentari: