dissabte, 11 de febrer de 2017

CAP FRED, COR CALENT...I LES VAMBES XOPES

(Traducción al castellano al final del artículo)

A la gent li fa mandra. No acostuma a agradar. Els dies de pluja conviden a quedar-se a casa. Sí, a mi també. Però si tinc previst sortir a entrenar-me, no perdono. Vaja, molt més que això. Quan plou, m'agrada sortir a córrer. Com més plou, més interessant serà la sortida. Em motiva, de forma especial. Avui ha estat un d'aquells dies. I com he gaudit!!! Mentre m'estava vestint, he observat la tempesta, a través de la finestra. He tingut clar que em divertiria.
Després de les dues mitges maratons corregudes els últims caps de setmana, havia quedat tocadet, a nivell muscular. Així que aquests últims dies m'he anat recuperant amb sessions a ritmes còmodes. Aquest matí ja no em feia mal res i em venia de gust una mica de guerra.

Les primeres gotes sempre empipen una mica. Però només les primeres, la resta les vas gaudint. El mateix passa amb  els bassals. Inicialment intentes evitar-los, però quan notes que tens els peus molls, aleshores ja no et molestes en intentar esquivar-los. Hi caus de ple i se't dibuixa un somriure.
Repeteixes i et sents feliç.

Avui era un dia per compartir vivències amb altres corredors. Per trobar-los me n'he anat al Retiro. I, òbviament, no era l'únic que rondava per allà. No hem necessitat conversar. Cadascú anava a la seva, però hem intercanviat mirades. Tothom gaudia, en l'ambient es desprenia més divertiment que patiment. Per sortir a córrer, en dies com avui, fan falta cap fred (que prengui decisions sense possibilitat de discussió) i cor calent (amb esperit atlètic, conscient que, encara que no ho sembli, un dia de pluja pot ser un dia més especial que qualsevol altre). I també has de tenir clar que quan arribis a casa, les vambes estaran xopes. Avui és d'aquells dies en què et descalces dins de la dutxa.

CABEZA FRÍA, CORAZÓN CALIENTE...Y LAS ZAPATILLAS EMPAPADAS

A la gent le da pereza. No suele gustar. Los días de lluvia invitan a quedarse en casa. Sí, a mí también. Pero si tengo previsto salir a entrenar, no perdono. Vaya, mucho más que eso. Cuando llueve, me gusta salir a correr. Y cuanto más llueve, más interesante será la carrera. Mo motiva de forma especial. Hoy ha sido uno de esos días. Y cuánto he disfrutado!!! Mientras me estaba vistiendo he observado la tempestad a través de la ventana. He tenido claro que me iba a divertir.
Tras los dos medios maratones corridos los últimos fines de semana, había quedado tocadete a nivel muscular. Así que estos últimos días he estado recuperándome con sesiones a ritmos cómodos. Esta mañana ya no me dolía nada y me apetecía un poco de guerra.

Las primera gotas siempre molestan un poco. Pero únicamente las primeras, ellas que vienen a continuación las vas disfrutando. Pasa lo mismo con los charcos. Inicialmente intentas esquivarlos, pero cuando notas que tienes los pies mojados, entonces ya no te molestas en intentar evitarlos. Caes en todo el medio y se te dibuja una sonrisa.
Repites y te sientes feliz.

Hoy era un día para compartir vivencias con otros corredores. En silencio, sin hablar, pero compartiendo. Para encontrarlos me he ido al Retiro. No era el único atleta que rondaba por ahí. Éramos muchos. No hemos necesitado conversar. Cada cual iba a su aire, pero intercambiábamos miradas. Todo el mundo disfrutaba, el ambiente desprendía más diversión que sufrimiento. Para salir a correr en días como hoy hacen falta tener la cabeza fría (que tome decisiones sin posibilidad de discusión) y corazón caliente (con espíritu atlético, siendo consciente de que aunque no lo parezca, un día de lluvia puede ser un día más especial que cualquier otro). Y también hay que tener claro que cuando se llega a casa, las zapatillas estarán empapadas. Hoy es de esos días en los que te descalzas dentro de la ducha.