dilluns, 11 de setembre de 2017

CALOR AL CHALLENGE DE MADRID? AHIR, 4ºC A NAVACERRADA

(TRADUCCIÓN AL CASTELLANO AL FINAL DEL ARTÍCULO)

Entenc la triatló com un esport d'estiu. De sol, calor, suor i esforç mantingut el temps. L'entenc així perquè quan fa mal temps no em plantejo tirar-me a l'aigua o anar en bicicleta. Córrer, sí. Perquè ho he fet tota la vida.
Fins ahir m'havia plantejat el Challenge de Madrid com una supertriatló on hauria de lluitar contra molts elements...i, a més, contra la calor. Especialment en el sector ciclista, on hem de pujar tres ports de muntanya.
Des d'ahir, començo a témer la possibilitat de competir amb fred.
D'agafar la bicicleta, tot moll, i trigar a posar el cos a una bona temperatura.
De pujar Canencia, Morcuera o Cotos i estar patint pel fred que hi haurà en el descens.
Ahir vaig anar al port de Navacerrada i, per primera vegada a la meva vida, el vaig pujar sense suar (l'esquena, potser, una mica, i prou). Quan vaig arribar dalt, als 1.858 metres d'altitud, en màniga curta, no hi havia part del cos que no tingués glaçada. Estàvem a 4ºC!!!
I, aleshores, posa't a baixar.
Agafa't fort al manillar i deixa que el cos se't vagi encarcarant.
I quan s'acabi el descens, si pots, pedala.

No dic res si, a més de fred, hi tenim pluja.



CALOR EN EL CHALLENGE DE MADRID? AYER, 4ºC EN NAVACERRADA

Entiendo el triatlón como un deporte de verano. De sol, calor, sudor y sufrimiento mantenido en el tiempo. Lo entiendo así porque cuando hace mal tiempo no me planteo tirarme al agua o ir en bicicleta. Correr, sí. Porque lo he hecho toda la vida.
Hasta ayer nunca me había planteado el Challenge de Madrid como un supertriatlón en el que tendría que luchar como muchos elementos...y, además, contra el calor. Especialmente en el sector ciclista, en el que tenemos que subir tres puertos de montaña.
Desde ayer, empiezo a temer la posibilidad de competir con frío.
De coger la bicicleta, empapado y tardar en hacer subir la temperatura del cuerpo.
De subir Canencia, Morcuera o Cotos y estar sufriendo por el frío que habrá en el descenso.
Ayer fui al puerto de Navacerrada y, por primera vez en mi vida, lo subí sin sudar (quizás un poco por la espalda, pero nada más). Cuando llegué arriba, a los 1.858 metros de altitud, en manga corta, no había ninguna parte del cuerpo que no tuviese totalmente congelada. Estábamos a 4ºC!!!
Y, entonces, ponte a bajar.
Agárrate fuerte al manillar y deja que el cuerpo se te vaya entumeciendo.
Y cuando acabe el descenso, si puedes, pedalea.

Ya no digo nada si, además de frío, nos toca lluvia.