divendres, 17 de juliol de 2015

EL REPTE: MAD-BCN EN BICICLETA. DIA 2

(Traducción al castellano al final del artículo)
Ens vam despertar d'hora, a l'hostal de Molina de Aragón. L'esmorzar estava inclòs en el preu, i vam voler aprofitar-lo...així que vam acabar sortint a les vuit del matí (una mica més tard del que hauríem volgut). L'etapa, visualment, era menys atractiva que el dia anterior. La manca de temps ens va obligar a traçar la línia més recta possible, que discorria per carreteres nacionals, sempre en sentir est (si haguéssim disposat de més dies, hauríem fet una petita volta per anar a buscar la Laguna de Gallocanta). 
Però no, havíem d'anar per feina. La major part del dia (uns 180 quilòmetres) vam avançar per la N-211. L'asfalt era excel·lent, tot i que de seguida ens vam adonar que seria un dia complicat. El vent bufava de cara i es feia molt pesat pedalar. Vam fer una parada llarga a Vivel del Río Martín (km. 97), on vam menjar un entrepà. La calor començava a apretar i amb ella, els seus efectes. Passades les tres de la tarda vam arribar a Alcanyís (km. 170) i ho vam fer amb alegria al cos, després d'haver gaudit de 25 quilòmetres amb el vent a favor. Però això del vent a favor també té trampa. Vas mirant com augmenta el velocímetre, et vas animant i et vas desgastant molt més del que penses...com ens va passar a nosaltres. Només ens faltaven 40 kms per arribar a Calaceit i crèiem que teníem ja la feina feta. Rotundament fals, estàvem totalment equivocats. A Alcanyís s'ajunten la N-211 i la N-232, que comparteixen traçat durant un tram, de pujada a un port que duu a Las Ventas de Valdealgorfa. No ens l'esperàvem, maleïda pujada!!! És d'aquells ascensos que sembla que no pugen gaire, però que no s'acaben mai. I amb el sol que queia...vaig arribar dalt gairebé mort. Després d'haver-me hidratat, ja recuperat, encara feia aquesta pinta. Va ser el meu pitjor moment en la Madrid-Barcelona.
Veure aquesta imatge, ara, em desperta una motivació que no podria ser més gran. De fet, quan vaig sortir de Madrid ho vaig fer convençut que n'hi hauria més, de moments com aquest. Afortunadament, no va ser així.
En Marc també va patir el seu calvario particular, també en la pujada a Las Ventas. El que li va passar a ell encara no m'ho acabo d'explicar, però vindria a ser com una mena de rampa a les mans, que l'impedia fer força i canviar, amb comoditat, tant de plats com de pinyons. No sé ben bé com ens ho vam fer però vam aconseguir arribar a Calaceit. Ho vam fer amb la pitjor mitjana dels tres dies i amb un cansament brutal. 
Això sí, l'encant del poble va mitigar les penúries passades. Un bon plat de pasta i unes croquetes, exquisides, també hi van tenir alguna relació.

EL RETO: MAD-BCN EN BICICLETA. DÍA 2

Nos despertamos temprano, en el hostal de Molina de Aragón. El desayuno estaba incluido en el precio de la habitación y quisimos aprovecharlo...así que acabamos saliendo a las ocho de la mañana (un poco más tarde de lo que habríamos querido). La etapa, visualmente, era menos atractiva que el día anterior. La falta de tiempo nos obligó a trazar la línea más recta posible, que avanzaba por carreteras nacionales, siempre en sentido este (si hubiésemos tenido más días habríamos dado un pequeño rodeo para ir a visitar la Laguna de Gallocanta). 
Pero no, teníamos que ir al grano. La mayor parte del día (unos 180 kilómetros) avanzamos por la N-211. El asfalto era excelente, a pesar de que muy pronto nos dimos cuenta de que sería un día complicado. El viento soplaba de cara y dificultaba mucho el pedaleo. Hicimos una parada larga en Vivel del Río (km.97), donde nos comimos un bocadillo. El calor empezaba a apretar y con él, sus efectos. Pasadas las tres de la tarde llegamos a Alcañiz (km. 170) y lo hicimos con alegría en el cuerpo, tras haber disfrutado de 25 kilómetros con el viento a favor. Sin embargo, esto del viento también tiene trampa. Vas viendo como aumenta el velocímetro, te vas animando y te vas desgastando mucho más de lo que piensas...como nos pasó a nosotros. Sólo nos faltaban 40 kms para llegar a Calaceite y creímos que ya teníamos el trabajo hecho. Rotundamente falso, estábamos totalmente equivocados. En Alcañiz se juntan la N-211 y la N-232, que comparten trazado durante un buen tramo, de subida al puerto que lleva a Las Ventas de Valdealgorfa. No contábamos con ella, maldita subida!!! Es de aquellas ascensiones que parece que no suben mucho, pero que no acaban nunca. Y con el sol pegando fuerte...llegué arriba muerto. Después de haberme hidratado, ya recuperado, todavía tenía esta pinta. Fue mi peor momento en la Madrid-Barcelona.
Ver ahora esta imagen, me despierta una motivación que no podría ser mayor. De hecho, cuando salimos de Madrid estaba convencido de que habría más momentos como ese.
Afortunadamente, no fue así.
Marc también sufrió su calvario particular, también en la subida a Las Ventas. Lo que le pasó a él todavía no me lo acabo de explicar, pero vendría a ser como un calambre en las manos, que le impedía hacer fuerza y cambiar, con comodidad, tanto de plato como de piñón. No sé muy bien como nos lo montamos pero al final conseguimos llegar a Calaceite. Lo hicimos con la peor media de los tres días y con un cansancio brutal. 
Eso sí, el encanto del pueblo mitigó las penurias pasadas. Un buen plato de pasta y unas croquetas deliciosas, también tuvieron algo que ver.