dilluns, 18 de juliol de 2016

ALTS I BAIXOS

TRADUCCIÓN AL CASTELLANO AL FINAL DEL ARTÍCULO

No va ser el cas, en absolut. Però si en algun moment se m'hagués passat pel cap la idea d'haver deixat enrede la lesió de forma definitiva...hauria estat molt equivocat. I la setmana passada m'hauria endut una gran decepció.
Tenint en compte que, d'alguna manera, ja m'imaginava que tard o d'hora arribaria un sotrac, quan ho ha fet no ha estat un cop tan dur.
He passat una setmana llarga a Catalunya. Nou dies en què vaig poder fer molt esport, però en què només vaig córrer un dia. El primer. Va ser arribar i moldre. Vaig córrer tres quarts d'hora i, posteriorment, ja en fred, sentir una fiblada als dos genolls. M'agrada buscar sempre el vessant positiu de les coses, especialment de les situacions adverses. En el cas que m'afecta en tinc dues de clares: 1) Avui ja he pogut tornar-hi, sis quilòmetres pel Parc Juan Carlos I, de Madrid. 2) Els dies que no vaig córrer a peu, sí que ho vaig fer en bicicleta.
Rutes diverses, amb companys diferents o en solitari, que m'han ajudat a combatre les ganes que tenia de córrer, així com a mantenir-me en forma.
La sortida més exigent, per a mi...va ser la més suau que van fer els "monstres" que m'acompanyen 
En resum, simplement una pedra en el camí.


ALTIBAJOS

No fue el caso, en absoluto. Pero si en algún momento se me hubiese pasado por la cabeza la idea de haber dejado atrás la lesión de forma definitiva...habría estado muy equivocado. Y, además, la semana pasada, me habría llevado una gran decepción.

Teniendo en cuenta que, de alguna manera, ya imaginaba que tarde o temprano llegaría un bache, cuando ha llegado no ha sido un golpe tan duro.

He pasado una semana larga en Catalunya. Nueve días en los que pude hacer mucho deporte, pero en los que solamente pude correr un día. El primero. Fue llegar y besar el santo. Corrí 45' y, por la tarde, ya en frío, sentí pinchacillos en las dos rodillas. Me gusta buscar el lado positivo de las cosas, especialmente ante situaciones adversas. En el caso que me afecta, tengo dos aspectos claros en los que apoyarme: 1) Hoy ya he podido volver a correr, seis kilómetros por el Parque Juan Carlos I, de Madrid. 2) Los días en los que no corrí a pie, sí que lo hice en bicicleta. Rutas distintas, con diferentes compañeros o en solitario, que me han ayudado tanto a combatir las ganas que tenía de correr como a mantenerme en forma.
La salida más exigente para mí, fue la más suave que hicieron  los "monstruos" que me acompañan
En resumen, simplemente una piedra en el camino.